"Praying" marca el regreso de Kesha tras su historia de abuso sexual.

Kesha, tras 4 años de inactividad por una batalla legal interminable con Dr Luke, acaba de lanzar “Praying”, una emotiva canción que marca el inicio de una nueva era.

Kesha, quién revolucionó la escena Pop por el año 2010 con grandes Hits como “Tik Tok” y “Die Young” se desvaneció muy temprano a causa de una terrible historia con el productor de su disquera.

Kesha, quién fue adoptada por “Sony/RCA” para la realización de varios discos de estudio con esa discográfica a través del contacto de Dr Luke, un productor y empresario de la industria de la música muy reconocido.

Antes de alcanzar fama internacional, tuvo los primeros inconvenientes con Dr Luke en cuanto al reconocimiento de su trabajo. En el 2008, Kesha entró a una sesión de grabación de Flo Rida con Dr Luke, en el que preparaban una canción. Para la pista, necesitaban una voz femenina para complementar la voz del rapero, por lo que Dr Luke ofreció a Kesha para que grabara esa parte de la canción como “modelo”. Pero, durante la edición, la voz de Kesha quedó tan bien que dicidieron mantenerla pero no la incluyeron dentro de los créditos de la canción.

La canción es “Right Round” y se convirtió en el puesto Nº 1 de las listas mundiales, canción por la cuál Kesha no ha tenido, hasta el día de hoy, ni un sólo centavo.

Tras la publicación de los discos Animal y Warrior con la disquera Sony, Kesha se atrevió a demandar a su productor Dr Luke por acoso sexual, violencia, abuso emocional y violación de las prácticas de negocios de California, Estados Unidos.

Ante la denuncia, Dr Luke demandó a la cantante por difamación e incumplimiento de contracto. El caso, hasta el día de hoy sigue sin resolverse y, por lo tanto, Kesha se ve obligada a grabar otro disco con Dr. Luke como productor del mismo. Esta situación ha provocado no sólo que la cantante no pueda publicar mas material, sino también que ha atravesado numerosos periodos de rehabilitación para combatir las drogas y la depresión.

La intro de “Praying” dice lo siguiente:

“¿Estoy muerta? O es uno de esos sueños, esas horribles pesadillas que parecieran durar para siempre. 

Si estoy viva, ¿por qué, por qué? Si hay un Dios o lo que sea, algo, en algún lado, ¿Por que tuve que quedar abandonada por todos y por todo lo que conozco? ¿Alguna vez fui amada? Estoy varada.

¿Cuál es la lección? ¿Cuál es el motivo?

Dios dame una señal o tendré que rendirme, no puedo más con esto. Por favor déjame morir, estar vivo duele demasiado.”

Hoy, por suerte, podemos contar parte del final de esta historia. Kesha estrena su nueva canción “Praying”, una canción que perdona y le permite continuar con su vida.

 

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: